Caminar y el entrenamiento de fuerza pueden disminuir el riesgo de morir de una enfermedad hepática.

0
178
Photo by Arek Adeoye on Unsplash

Un estudio de los hábitos de ejercicio de 117.000 personas a lo largo de 26 años evalúa los factores de riesgo

La actividad física, incluyendo caminar y las actividades de fortalecimiento muscular, se asociaron con una reducción significativa del riesgo de muerte relacionada con la cirrosis, según la investigación presentada en la Digestive Disease Week® (DDW) 2019. Las enfermedades hepáticas crónicas están aumentando, en parte debido a la epidemia de obesidad, y actualmente no existen pautas para el tipo óptimo de ejercicio para la prevención de la mortalidad relacionada con la cirrosis. Los investigadores esperan que estos hallazgos ayuden a proporcionar recomendaciones específicas de ejercicio para los pacientes en riesgo de cirrosis y sus complicaciones.

«El beneficio del ejercicio no es un concepto nuevo, pero el impacto del ejercicio sobre la mortalidad por cirrosis y cáncer de hígado aún no ha sido explorado a esta escala», dijo Tracey Simon, MD, investigadora líder en el estudio e instructora de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts en Boston. «Nuestros hallazgos muestran que tanto el caminar como el entrenamiento de fuerza contribuyen a reducir sustancialmente el riesgo de muerte relacionada con la cirrosis, lo cual es significativo porque sabemos muy poco sobre los factores de riesgo modificables».

La Dra. Simon y su equipo dieron seguimiento prospectivo a 68,449 mujeres del Nurses’ Health Study y a 48,748 hombres del Health Professionals Follow-up Study, sin enfermedad hepática conocida al inicio del estudio. Los participantes proporcionaron datos altamente precisos sobre la actividad física, incluyendo tipo e intensidad, cada dos años desde 1986 hasta 2012, lo que permitió a los investigadores examinar prospectivamente la asociación entre la actividad física y la muerte relacionada con la cirrosis.

Los investigadores observaron que los adultos del quintil más alto con actividad de caminar semanalmente tenían un riesgo 73 por ciento menor de muerte relacionada con la cirrosis que los del quintil más bajo. Se observó una reducción adicional del riesgo con ejercicios combinados de caminata y fortalecimiento muscular.

La investigación previa se ha limitado a estudios que evaluaron la actividad física en un solo momento, o estudios con seguimiento a muy corto plazo. Este fue el primer estudio prospectivo en una gran población de EE.UU. que incluyó mediciones detalladas y actualizadas de la actividad física durante un período tan prolongado, lo que permitió a los investigadores estimar con mayor precisión la relación entre la actividad física y los resultados relacionados con el hígado.

«En los Estados Unidos, la mortalidad por cirrosis está aumentando drásticamente, y se espera que las tasas se tripliquen para el año 2030. Ante esta tendencia alarmante, se necesita información sobre los factores de riesgo modificables que podrían prevenir la enfermedad hepática», dijo el Dr. Simon. «Nuestros hallazgos apoyan investigaciones adicionales para definir el tipo e intensidad óptimos de actividad física para prevenir resultados adversos en pacientes en riesgo de cirrosis».

Articulo de DIGESTIVE DISEASE WEEK ver original aquí

Photo by Arek Adeoye on Unsplash

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here