Casos en los que perder peso se convierte en una necesidad vital – Situación en Francia

0
319

Se ha reportado que la obesidad aumenta significativamente el riesgo de varias enfermedades, incluyendo cánceres digestivos. La Asociación Francesa de Cirugía Visceral está dando la voz de alarma.

El aumento de la obesidad no es sólo un problema en los Estados Unidos. Francia, país de la gastronomía, no es una excepción a esta plaga, que tiene muchas explicaciones.

Aunque es bien sabido que el sobrepeso juega un papel en las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, es menos conocido que aumenta el riesgo de cáncer, particularmente el cáncer digestivo.

La Asociación Francesa de Cirugía Visceral (AFC) hace sonar la alarma: «La obesidad tiene un efecto multiplicador de 2 a 5 en seis cánceres digestivos: esófago, vesícula biliar, estómago, hígado, colorrectal y páncreas.

Los jóvenes también se ven cada vez más afectados. Esta situación es particularmente preocupante cuando sabemos que la mitad de los adultos franceses (49% precisamente) tienen sobrepeso. Todos ellos pacientes potenciales.

«La obesidad se caracteriza por un estado de inflamación generalizada y resistencia a la insulina. Sin embargo, estos dos factores contribuyen, a través de mecanismos moleculares complejos, a la activación de ciertos genes responsables del cáncer», explica el profesor Jean Gugenheim, jefe del departamento de cirugía visceral del Hospital Universitario de Niza.

«Además, el sobrepeso aumenta la presión abdominal y puede causar reflujo gastroesofágico[el aumento de parte del contenido del estómago en el esófago causando quemaduras, nota del editor] – la mitad de los obesos lo padecen, lo que aumentará el riesgo de cáncer de esófago o de estómago».

INSUFICIENTE CONCIENCIA COLECTIVA

Estos mecanismos aún no son bien conocidos por el público en general, sobre todo porque no sólo afectan a las personas propensas a una obesidad muy elevada, sino que aparecen en cuanto el IMC (Índice de Masa Corporal) alcanza los 25, justo en el límite del sobrepeso.

El médico de Niza señala: «Cuando son jóvenes, los pacientes sólo ven el problema estético. A partir de los 40-50 años de edad, toman conciencia del riesgo de enfermedades cardiovasculares…. pero no de cáncer digestivo. También están en riesgo de cánceres hormonodependientes (cáncer de mama en particular, debido al exceso de estrógeno) debido a los cambios hormonales inducidos por la obesidad».

El profesor Gugenheim y sus colegas piden, por lo tanto, una concienciación general, que es esencial.

Casos en los que perder peso se convierte en una necesidad vital

Sobre todo porque nada es inevitable, como señala el profesor de cirugía visceral: «Si el paciente pierde peso, se corrige el riesgo de cáncer». De ahí la urgente necesidad de hacerse cargo del sobrepeso.

Los pacientes tienen así «la posibilidad» de tener una carta en la mano para jugar: la pérdida de peso. Aunque es similar a la ruta de un combatiente, es sin embargo una cuestión vital.

Medidas higiénico-dietéticas, actividad física, incluso cirugía bariátrica para los casos más complejos…. y sobre todo la conciencia de los problemas son todas vías a explorar para detener la progresión de la obesidad y sus comorbilidades.

La AFC se asoció con el Collectif national des associations d’obèses (CNAO) con motivo del Día Europeo de la Obesidad, el 17 de mayo. Los cirujanos digestivos han querido participar en la movilización para ayudar a las personas obesas a convertirse en actores de su salud, sensibilizándolas a la prevención de los cánceres digestivos, así como de los cánceres de mama y ginecológicos, a los que están particularmente expuestas.

CIRUGÍA DE LA OBESIDAD, UN ÚLTIMO RECURSO

La obesidad es una condición muy compleja. En su gestión, en primer lugar, pero también en todo lo que genera en términos de comorbilidades: problemas cardiovasculares, diabetes, cáncer… Estas enfermedades por sobrepeso se pueden controlar mejor si se combate la obesidad.

Sin embargo, es una ilusión pensar que «todo lo que tienes que hacer es perder peso y todo estará bien». Porque perder peso es muy difícil.

«La respuesta es realmente complicada. Un paciente que sufre de obesidad debe ser tratado desde varios puntos de vista: dietético, psicológico, etc.», dice el Dr. Marius Nedelcu (Centro de Cirugía de la Obesidad de la Clínica Saint-Michel de Toulon).

Este cirujano de la obesidad es claro: «En caso de IMC[Índice de Masa Corporal, es decir, la relación entre altura y peso, nota del editor] superior a 40, se debe considerar la cirugía bariátrica. Sin embargo, debe ser parte de un procedimiento operativo».

«LA PARTE MÁS DIFÍCIL NO ES ANTES, SINO DESPUÉS»

En otras palabras, cualquier persona con sobrepeso no puede solicitar una operación. Las indicaciones están claramente indicadas. Porque se trata de cirugía. Porque no es insignificante.

«El 90% de las personas que veo son traídas por otros pacientes», dice el Dr. Nedelcu. Hay mucha información que hacer. Primero, explícales de qué se trata. Debemos hacerles comprender lo que está en juego, pero sobre todo lo que no es milagroso. Las consecuencias son restrictivas, porque perturban la vida cotidiana. El paciente deberá tener cuidado con su dieta. En resumen, lo más difícil no es antes, sino después de la operación. El seguimiento debe continuar después de la pérdida de peso y la estabilización».

El médico observa que muchas personas que se han sometido a una cirugía bariátrica finalmente abandonan la vía de atención. «Piensan erróneamente que una vez que han perdido 40 ó 50 kilos, se acabó», dice el Dr. Nedelcu. Sin embargo, este no es el caso: los parámetros médicos deben seguir siendo monitoreados. La cirugía no es un milagro, es sólo una herramienta para perder peso». Porque sin seguimiento, es posible que los kilos perdidos regresen.

El acompañamiento no se limita al aspecto dietético. Los cambios en la autoimagen que induce la cirugía bariátrica también requieren que podamos hablar de ello, si es necesario, con un psicólogo.

En cualquier caso, la pérdida de peso es siempre beneficiosa para la salud: «Diabetes, hipertensión, colesterol, apnea del sueño, etc.». El objetivo principal de la cirugía bariátrica es regular las comorbilidades de la obesidad. Son parte de los parámetros que guían la toma de decisiones», dice el Dr. Nedelcu.

SEIS CÁNCERES DIGESTIVOS PROMOVIDOS POR LA OBESIDAD

Cáncer de esófago: el riesgo es proporcional al aumento del IMC (Índice de Masa Corporal). La obesidad, al aumentar la presión intraabdominal, promueve la relajación del esfínter esofágico inferior, que lo expone a jugos gástricos ácidos. El tiempo de tránsito es mayor, pero el bolo alimenticio puede contener compuestos cancerígenos.

Cáncer de páncreas: es particularmente importante para un IMC de 30 y 35 años.

Cáncer colorrectal: el riesgo aumenta en un 33%. Sin embargo, es más importante para los hombres (46%) que para las mujeres (15%). El profesor Gugenheim explica: «Está relacionado con la distribución de la grasa; la grasa visceral -el vientre grande- es más peligrosa que la grasa en las piernas, las nalgas, la llamada obesidad ginecológica. Sin embargo, los hombres presentan principalmente el primero y las mujeres el segundo.

Cáncer de hígado: el aumento es exponencial: +109% para las personas obesas. Esto se debe al hecho de que la inflamación conduce a la proliferación celular que acelera la fibrosis y la carcinogénesis.

Cáncer de estómago: el riesgo aumenta en un 36% en las personas obesas.

Cáncer de la vesícula biliar: el riesgo es especialmente alto en las mujeres (+29%, mientras que en los hombres es +16%). La sobresaturación de la bilis con colesterol (vinculada a la resistencia a la insulina) promueve la proliferación de cálculos biliares que aumentan el riesgo de cáncer.

Artículo oroginal aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here