El descubrimiento de una proteína clave arroja luz sobre los orígenes del hígado graso

0
457

Un nuevo estudio en ratones revela un nuevo papel de la insulina en el control de la producción de grasa.

Más de un tercio de los adultos estadounidenses son obesos. Como resultado, corren un mayor riesgo de sufrir una letanía de posibles problemas de salud, entre los que se incluyen enfermedades cardíacas, hipertensión, algunos tipos de cáncer y diabetes tipo 2.

Un riesgo menos conocido pero cada vez más frecuente de obesidad es la enfermedad del hígado graso no alcohólico o NAFLD (por sus siglas en inglés).

Las personas con NAFLD tienen una abundancia de ácidos grasos en la sangre, y estos se acumulan excesivamente en el hígado. Con el tiempo, los depósitos de grasa pueden envenenar las células hepáticas, llevando a inflamación y cicatrización.

Los investigadores de Michigan Medicine que estudian los orígenes de esta grasa han identificado un nuevo papel para una hormona familiar: la insulina.

Además de servir como filtro para sustancias tóxicas como el alcohol, el hígado desempeña un papel importante en la regulación del metabolismo, almacenando nutrientes y liberándolos cuando nuestras células los necesitan. La insulina, una hormona liberada por el páncreas cuando comemos, estimula a las células a absorber la glucosa y le indica al hígado que almacene cualquier exceso.

En muchas personas con obesidad, las células dejan de responder a esta señal, volviéndose así resistentes a la insulina, lo que conduce a una acumulación de glucosa en la sangre. El exceso de glucosa en sangre es un signo que define la diabetes.

La insulina también estimula el almacenamiento de grasa en las células grasas, llamado lipogénesis. Sin embargo, las personas que son resistentes a la insulina tienden a tener exceso de grasa en el hígado.

Liangyou Rui, Ph.D., profesor de fisiología molecular e integrativa en la Universidad de Michigan, estaba intrigado por esta aparente paradoja. «Con la resistencia a la insulina, supuestamente tendrías menos acción o menos almacenamiento de grasa», dice. «Como cualquier otra cosa en el cuerpo, puedes tener una relación yin y yang.

«Nunca pensamos que la insulina tuviera una relación yin-yang con la lipogénesis.»

Proteína crítica identificada
Los científicos tienen una clara comprensión del papel de la insulina en la producción de grasa. En pocas palabras, la insulina controla la lipogénesis mediante la activación de proteínas que activan los genes.

Sin embargo, trabajando con modelos de ratones, Rui y su equipo han identificado un nuevo mecanismo a través del cual la insulina puede bloquear la lipogénesis en el hígado.

El equipo de Rui publicó recientemente un artículo que muestra que una proteína llamada Snail1 controla la descomposición de la grasa corporal para liberar la energía almacenada. El artículo en Nature Communications encuentra que el caracol1 juega un papel importante en el hígado.

«Las células hepáticas pueden convertir la glucosa y los aminoácidos en lípidos», dice Rui. «La insulina aumenta la proteína Snail1 para suprimir el exceso de producción de grasa en el hígado.»

En ratones sin el gen Snail1, la insulina tenía una mayor capacidad para estimular la lipogénesis. Y los ratones sin Snail1 en sus células hepáticas que fueron alimentados con una dieta alta en grasa mostraron signos de NAFLD.

«Nunca pensamos que la insulina tuviera una relación yin-yang con la lipogénesis.» dijo
Liangyou Rui, Ph.D. El equipo de Rui sospecha que la vía Snail1 frena la lipogénesis para prevenir la acumulación tóxica de grasas en el hígado.

De alguna manera, en las personas con obesidad, la vía Snail1 está dañada y el hígado produce lípidos excesivos que envenenan las células hepáticas. Las personas obesas y resistentes a la insulina secretan más insulina en un intento por equilibrar los niveles de glucosa en la sangre. Mientras más insulina bombea el cuerpo, más grasa se acumula dentro del hígado.

Reflexión y próximos pasos
Los resultados también apuntan a una nueva forma de entender la formación de grasa. La epigenética es el estudio de cómo la función de los genes puede cambiar sin cambiar el ADN subyacente. Ayuda a explicar cómo nuestros entornos -desde lo que comemos hasta dónde vivimos- pueden afectar los genes que se activan o desactivan y cómo la obesidad puede provocar efectos generalizados en la salud.

«Muchos factores asociados con la obesidad están relacionados con los cambios epigenéticos, pero no se entiende cómo y qué es lo que los está mediando», dice Rui. «El caracol1 es un factor que conecta la señal externa de la insulina con los cambios epigenéticos internos que llevan a un aumento de la lipogénesis.»

A continuación, Rui espera estudiar la acción del Snail1 en humanos para averiguar qué es lo que afecta a esta importante proteína de la obesidad y quizás identificar una diana terapéutica para la enfermedad del hígado graso.

Este estudio fue apoyado por becas de National Institutes of Health (DK094014, DK114220, DK115646 y DK095201), la American Heart Association Postdoctoral Fellowship (14POST20230007) y la National Natural Science Foundation of China (81420108006).

Artículo original aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here