En pacientes con cáncer avanzado, los rastreadores del estado físico podrían ayudar a evaluar el PS

0
450

 

Debido a que la mayor parte del tiempo de un paciente se pasa fuera de la clínica, los médicos pueden tener dificultades para llegar a una evaluación precisa del estado de desempeño (PS, por sus siglas en inglés) de los pacientes que tienen cáncer avanzado. La evaluación objetiva de la PS, que mide el nivel de función y la capacidad de autocuidado de un paciente, puede ser desafiante; la PS puede estar sobreestimada, lo que potencialmente lleva a la exposición de los pacientes a un mayor riesgo de toxicidad o intolerancia al tratamiento, o subestimada, lo que potencialmente lleva a una reducción del tratamiento que puede afectar negativamente la calidad de vida. Ahora, una nueva investigación sugiere que los rastreadores de la aptitud física podrían ayudar a los médicos a obtener una mejor comprensión de la PS de sus pacientes.

Investigadores del Cedars-Sinai Samuel Oschin Comprehensive Cancer Institute, que informaron sus hallazgos en npj Digital Medicine, dieron seguimiento a 37 pacientes, todos los cuales estaban siendo tratados por cáncer avanzado en su centro, durante 6 meses. Cada paciente usó un rastreador de aptitud física con un monitor de la frecuencia cardíaca durante todo el estudio, aunque el monitor se podía quitar para bañarse o nadar.

Los pacientes, la mayoría de los cuales tenían neoplasias malignas gastrointestinales y enfermedad en estadio 4, tenían puntuaciones de 0 (24%), 1 (35%), 2 (24%) o 3 (16%) en la escala de PS de Eastern Cooperative Oncology Group (ECOG) al inicio del estudio. Los investigadores encontraron que el número promedio de pasos dados cada día variaba significativamente entre los grupos de PS: los pacientes que puntuaron 0 en la escala ECOG promediaron 5345 pasos, mientras que los que puntuaron 1, 2 y 3 promediaron 4835, 1553 y 902 pasos, respectivamente. A medida que las puntuaciones de ECOG aumentaron, la actividad diaria promedio disminuyó. También hubo correlaciones estadísticamente significativas entre la puntuación de PS y la distancia media recorrida, el número de escaleras subidas y la frecuencia cardíaca en reposo.

Además, el recuento de pasos diarios promedio se asoció de forma independiente con los resultados clínicos; un aumento de 1000 pasos por día se asoció con menores probabilidades de hospitalización, menos eventos adversos de grado 3 o grado 4 y una mayor supervivencia. Finalmente, también hubo correlaciones entre los pasos promedio dados y los resultados reportados por el paciente (PRO), con niveles más altos de fatiga significativamente correlacionados con un conteo reducido de pasos, menor distancia caminada y menos escaleras subidas. La depresión reportada por los pacientes se correlacionó significativamente con el número de escaleras subidas.

Como siguiente paso, los investigadores planean estudiar el uso a largo plazo de los rastreadores del estado físico en un grupo más grande de pacientes con cáncer avanzado e intentarán correlacionar los datos resultantes con los resultados clínicos y los PRO, dice el equipo. Si sus esfuerzos son exitosos, esperan que el monitoreo continuo de las actividades pueda ser utilizado para predecir y monitorear posibles complicaciones del tratamiento y facilitar intervenciones oportunas y apropiadas.

De acuerdo con una declaración de Andrew Hendifar, MD, director médico para el cáncer de páncreas en el Instituto, «Nuestra esperanza es que los hallazgos de estudios futuros con monitores de actividad vestibles puedan conducir al desarrollo de tratamientos individualizados y planes de ejercicio que puedan resultar en una mayor tolerancia al tratamiento y mejores resultados de supervivencia para los pacientes».

Dan Theodorescu, MD, PhD, director del Instituto, añadió: «Estamos en el comienzo de una revolución en el cuidado de la salud en la que los vestidos digitales, junto con las telecomunicaciones de banda ancha, permitirán el monitoreo remoto de los pacientes de cáncer y anticiparán la necesidad de intervención antes de que ocurran los síntomas». Este enfoque podría llevar a un «seguimiento verdaderamente preciso que sea mejor para los pacientes, los proveedores y la sociedad», dijo.

Autora: Kelly Davio

Referencia

Gresham G, Hendifar AE, Spiegel B, et al. monitores de actividad vestibles para evaluar el estado de rendimiento y predecir los resultados clínicos en pacientes con cáncer avanzado[publicado en línea el 5 de julio de 2018]. npj Digit Med. doi: 10.1038/s41746-018-0032-6.

Artículo original aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here