La importancia de cuidar y mantener un hígado sano

0
174

El hígado es la planta de desintoxicación del cuerpo pero, con el paso de los años, puede llegar a agotarse. Para ayudar a que se regenere, es importante seguir un estilo de vida saludable.

El hígado es «este órgano profundamente vital y poco conocido, cuya función fisiológica natural es desintoxicarnos», explica el profesor Didier Samuel, jefe de la unidad de hepatología y reanimación hepática del Hospital Paul-Brousse de Villejuif. Elimina o bloquea lo que puede ser nocivo: toxinas, microbios, contaminantes, etc.  El hígado es órgano más grande del cuerpo (1,5 kg)» también participa en la digestión gracias a la producción de bilis, esencial para la descomposición de la grasa, dice el profesor Samuel. Sin él, también, no habría metabolismo de los carbohidratos y las grasas. También es «el lugar donde se producen casi todas las proteínas, anticuerpos y enzimas esenciales para la vida».

Síntomas y pruebas necesarias

Un hígado enfermo se reporta con pocos síntomas. Eventualmente por «apatía, incapacidad para realizar un esfuerzo al que estábamos acostumbrados o un nivel de fatiga anormalmente alto después de una actividad leve», observa el profesor Gabriel Perlemuter, «un dolor ligeramente sordo en la parte superior del abdomen, debajo de las costillas o, detrás de ellas, un picor que parece provenir del interior y que dura mucho tiempo», o bien, por el aparecimiento de manchas pequeñas en la parte superior del tórax y en la parte posterior de la espalda». En caso de duda, el médico puede prescribirle un análisis de sangre completo (enzimas hepáticas, glucemia, triglicéridos, colesterol, transaminasas, gamma-GT, determinación de hierro, entre otros) y un ultrasonido para detectar un hígado grande, diagnóstico que debe ser confirmado por imágenes por resonancia magnética o tomografía computarizada.

¿Por qué el hígado envejece o se enferma?

«El hígado normalmente es maltratado durante la vida a largo plazo, hasta que finalmente se rinde», dice el profesor Perlemuter, jefe del departamento de hepato-gastroenterología y nutrición del Hospital Antoine-Béclère de Clamart. Cuando este es sobrealimentado, se agranda, se vuelve incapaz de regenerarse adecuadamente y desarrolla cirrosis. A la larga, este hígado, que era demasiado grande, se atrofia. Es cirrosis avanzada», que puede preceder al cáncer. Antes de llegar a este punto, el órgano sufre de fibrosis, la formación de tejido fibroso y cicatrizante, que reemplaza a las células hepáticas dañadas después de una hepatitis crónica o EHNA (esteatosis hepática no alcohólica). El hígado también puede sufrir de acumulación anormal de hierro.

¿Cómo cuidarlo?

Evitar los alimentos demasiado grasos y dulces los cuales promueven el exceso de grasa en el órgano. «No hay tal cosa como comida buena o mala para el hígado. Hay que pensar en términos de una dieta equilibrada», dice el profesor Samuel. «Comemos mal y mucho, y lo hacemos todo el tiempo», dice el profesor Perlemuter. Pero tienes que comer de todo, sin dudarlo. Proteínas, grasas y carbohidratos, sabiendo la razón para mantener…. Y en proporciones aceptables.» Frutas, verduras frescas y orgánicas, ricas en antioxidantes, probióticos (en productos lácteos fermentados) y prebióticos (en alcachofas, espárragos, puerros, ajos, cebollas…) son los preferidos. También debe comer platos caseros en lugar de alimentos industriales, grasos y dulces, evitar los alimentos con almidón en cada comida, limitar el consumo de carnes rojas y reducir los alimentos que son demasiado dulces. Por último, «comer lentamente», aconseja el profesor Perlemuter, y respetar los biorritmos del cuerpo (no mordisquear). Beba agua y café, pero poco o nada de alcohol. El agua es «la bebida esencial», señala el profesor Samuel, a razón de 1,5 litros por día. Y el café es hepatoprotector: «Dos o tres tazas al día reducirían el riesgo de cáncer de hígado en un 38%», añade el profesor Perlemuter.

Ejercicio físico y moderación en la medicación

«Caminar rápido es un ejercicio ideal, todos los días y durante 30 minutos», dice el profesor Samuel. El perder peso, el ejercicio y una dieta balanceada pueden reducir la EHNA. Proporcione también una actualización sobre los riesgos de las drogas. «La mayoría de los medicamentos son tóxicos para el hígado», dice el profesor Samuel. La hepatitis debida al uso excesivo de paracetamol se ha convertido en «la hepatitis inducida por medicamentos más frecuente y la principal causa de hepatitis grave o fulminante en el mundo». Nunca exceda la dosis diaria de 3 g y no la tome por largos períodos de tiempo.

Considere igualmente aplicarse las vacunas contra la hepatitis A, virus que se transmite por el agua potable o los alimentos contaminados con cuando se viaja a un país de alto riesgo (África, Asia, América del Sur), y contra la hepatitis B, donde el virus pasa de una persona a otra a través del contacto con sangre o fluidos corporales infectados. Las dietas purificantes basadas exclusivamente en verduras o frutas «ya no tienen efectos probados sobre el hígado o sus funciones de desintoxicación» y provocan una rápida pérdida de peso, con el riesgo de carencias de proteínas, calcio y buenos ácidos grasos. Tenga cuidado con el efecto yo-yo de las dietas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here