Un examen de sangre para detectar el cáncer de páncreas más temprano

0
764

Los investigadores están experimentando con un análisis de sangre que detectaría esta aterradora y silenciosa enfermedad en una etapa temprana.

Con menos del 5% de los sobrevivientes cinco años después del diagnóstico, el cáncer de páncreas es particularmente peligroso… Ya que puede pasar desapercibido durante meses o incluso años, este cáncer se detecta con mayor frecuencia en una etapa en la que ya no es operable. El reto actual es desarrollar herramientas que permitan diagnosticar a los pacientes lo antes posible. Un nuevo paso en esta dirección acaban de dar los investigadores suecos, que acaban de desarrollar una prueba, cuyos detalles se publicaron en el Journal of Clinical Oncology.

«Nuestra prueba puede detectar cáncer de páncreas en estadio I o II con una eficacia del 96%, cuando aún no es demasiado tarde para realizar la cirugía.» Prof. Carl Borrebaeck, inmunólogo y coautor del estudio

¿En qué consiste esta prueba? Este es un examen de sangre para identificar una firma biológica confiable de este cáncer. Porque este último, incluso anidado en el páncreas, puede dejar pistas en la sangre de que está presente. La dificultad es encontrar estos «marcadores». Para lograr esto, los científicos analizaron muestras de sangre de más de 300 pacientes con cáncer de páncreas en diferentes etapas antes de compararlas con las de 800 personas sanas. «Nuestra prueba puede detectar el cáncer de páncreas en estadio I o II con una eficiencia del 96%, cuando aún no es demasiado tarde para realizar la cirugía», explica el profesor Carl Borrebaeck, inmunólogo y coautor del estudio, en una declaración. Los resultados confirmaron a posteriori en pacientes americanos.

Un órgano de difícil acceso
Aunque alentadores, estos resultados siguen siendo preliminares, como señala el profesor Vinciane Rebours, gastroenterólogo del Hospital Beaujon de Clichy. «Queda por replicar este experimento en una población mayor que tendrá que ser monitoreada a largo plazo», enfatiza el especialista. «Por supuesto, es este tipo de prueba la que necesita ser desarrollada porque el páncreas es un órgano de difícil acceso, y las herramientas que tenemos actualmente no siempre nos permiten explorarlo apropiadamente». Otros equipos de investigación están comprometidos con este enfoque. «Ya existe un marcador utilizado en la clínica, pero su rendimiento es limitado», dice el profesor Pascal Hammel, jefe del departamento de oncología digestiva del Hospital Beaujon. A lo sumo, permite confirmar un diagnóstico de cáncer avanzado o controlar su evolución durante el tratamiento.

«Este cáncer es muy agresivo porque tiene la capacidad de moverse muy rápido y resistir un ambiente hostil.» Prof. Vinciane Rebours, gastroenterólogo del Hospital Beaujon de Clichy

En la actualidad, el cribado del cáncer de páncreas implica técnicas de imagen médica: Tomografía computarizada, resonancia magnética o endoscopia por ultrasonido. Pero sólo se pueden detectar anomalías significativas visibles a simple vista, como grandes tumores. A menudo es demasiado tarde: el cáncer ya se ha propagado en el cuerpo en forma de metástasis. «Este cáncer es agresivo porque tiene la capacidad de propagarse rápidamente y resistir un ambiente hostil», explica el profesor Rebours. Además, no es muy sensible a los tratamientos de quimioterapia. «Para esperar una cura o al menos una supervivencia prolongada, no tenemos alternativa a la cirugía, cuando el estadio de la enfermedad lo permite, pero no está exenta de riesgos.»

Mejorar la supervivencia de los pacientes
Por lo tanto, un análisis de sangre permitiría actuar antes del desarrollo de metástasis. «Lo ideal sería disponer de un marcador fiable para detectar la presencia de lesiones precancerosas, incluso antes de que se manifieste el cáncer», dice el especialista. En la actualidad, sólo del 10 al 15% de los tumores pueden ser operados, todos los demás se descubren en la fase metastásica. Y cuando se alcanza este último hito, la mediana de supervivencia de los pacientes es de sólo un año.

«Idealmente, deberíamos tener un marcador confiable para detectar la presencia de lesiones precancerosas antes de que el cáncer comience.» Prof. Vinciane Rebours, gastroenterólogo del Hospital Beaujon de Clichy

Por Cécile Thibert, Periodista de Le Figaro

Artículo original aquí