Uno de cada diez pacientes desarrolla una infección después de una cirugía digestiva

0
456
Surgeons team working with Monitoring of patient in surgical operating room. breast augmentation.

Por Cécile Thibert
Periodista de Le Figaro

Un estudio realizado en más de 300 hospitales en todo el mundo muestra que el 12% de los pacientes operados desarrollaron una infección bacteriana en el plazo de un mes después de la cirugía.

Incluso en los quirófanos asépticos, el riesgo de desarrollar una infección después de la cirugía nunca es cero. Según un estudio publicado el 13 de febrero de 2018 en la revista Lancet Infectious Diseases, afecta incluso al 12% de las personas que se han sometido a cirugía gastrointestinal, o a más de uno de cada diez pacientes. Equipos no estériles, limpieza inadecuada de la piel del paciente, en fin, existen múltiples defectos que permiten que los microorganismos patógenos entren y se desarrollen en la herida.

Este estudio internacional, que dio seguimiento a 12.500 pacientes durante un mes en 343 hospitales de 66 países, no sólo muestra que las infecciones postoperatorias son comunes en todo el mundo. También indica que el riesgo varía según el nivel de desarrollo del país. Por ejemplo, el 23% de las personas que se han sometido a cirugía gastrointestinal en países de bajos ingresos han desarrollado una infección, en comparación con sólo el 14% en países de ingresos medios y el 9% en países ricos.

Cirugía «sucia»
«En los países en desarrollo, algunos pacientes llegan a los hospitales o clínicas en condiciones más graves que en otros países, en particular debido a un retraso en la atención», explica el Dr. Alexis Arnaud, cirujano pediátrico del Hospital Universitario de Rennes y jefe del componente francés del estudio. Cuando se someten a una cirugía, el procedimiento se realiza en un órgano que ya está infectado, lo que se denomina cirugía sucia. El estudio revela que esta cirugía sucia se realiza con el doble de frecuencia en los países de bajos ingresos (14%) que en los países ricos (7%). Por otro lado, casi la mitad de los pacientes incluidos en el estudio se sometieron a cirugía de emergencia. Entre las operaciones más comunes están la extirpación de la vesícula biliar y la apendicectomía.

«Ciertamente, esto puede parecer obvio», dice el Dr. Arnaud, miembro de GlobalSurg, una red de cerca de mil cirujanos que iniciaron el estudio. Pero hasta ahora, este fenómeno nunca ha sido objetivado por un estudio tan grande. Además de un mayor riesgo de infección, las personas operadas en países de bajos ingresos también tienen 3 veces más probabilidades de morir como resultado de la operación (4,8% frente al 1,5% en países de altos ingresos).

Sigue más noticias en el canal de facebook

El problema de la resistencia a los antibióticos
Sin embargo, se administran antibióticos antes de cualquier operación para evitar infecciones. Pero una vez más, no todos los pacientes son iguales. De hecho, el estudio reveló que los pacientes operados en los países en desarrollo tenían más probabilidades de ser portadores de bacterias resistentes a los antibióticos que otros pacientes. «En los países de bajos ingresos, los pacientes están recibiendo una terapia antibiótica mal adaptada y mal dirigida», dice el Dr. Arnaud. Esto promueve el desarrollo de la resistencia bacteriana y contribuye al desarrollo de infecciones postoperatorias.

Para el especialista, «estos nuevos datos están ahí para poner de relieve un problema al que las autoridades nacionales e internacionales tendrán que encontrar soluciones. No es normal tolerar estas desigualdades en la salud en 2018». Añadió que «es urgente abordar de frente esta cuestión de la infección postoperatoria en los países en vías de desarrollo».

Artículo original aquí 

Síguenos en twitter

imagen: 93587518/satyrenko – stock.adobe.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here